Pescando pirañas en el Amazonas

Piraña del Amazonas

Pagamos 230 dólares por persona y esto incluía el alojamiento durante 4 días y 3 noches en el Cumaceba Lodge, las excursiones guiadas, las comidas, algunas bebidas y los espectáculos típicos… un regalo de tour, honestamente. Aunque los mosquitos son un fastidio al comienzo, una vez untado de repelente en cada pedazo de mi piel, me olvido de los bichos y empiezo a disfrutar de la selva.

En Loreto (Perú) todo es verde y todo se respira de una manera diferente, este es uno de los últimos “pulmones” del planeta y eso se siente, se respira, el aire limpio y fresco te recorre el cuerpo y te desintoxica… o tal vez solo sean ideas mías, lo más probable, pero de todos modos el paisaje es espectacular, esto sí no admite duda, es bello.

Y el tour lo hemos tomado no necesariamente por el precio, sino porque al cuarto día navegaremos el Amazonas y haremos algo grandioso… no será avistar los hermosos delfines rosados, o los caimanes sigilosos, o las aves coloridas que vuelan de un lado al otro cantando felices. No, nada de eso.

Un mes atrás Eddie hizo una broma sobre mí por no disfrutar de la pesca y, después de la risa general, lo reté a pescar pirañas, nada menos, pero a pescarlas no con su amada caña Colmic Big Surf por la que pagó 470 dólares, sino con arpón y sumergido en el río. Nos reímos y bebimos entonces, pero al cuarto día de este tour navegaremos el Amazonas exactamente a cumplir aquel reto: pescar pirañas.

No será con arpones, ni pensarlo, si nos sumergimos en el río algún bicho nos dará un mordisco si no salimos en menos de 40 segundos (eso de hecho aunque te digan lo contrario). Vamos a pescar pirañas sin arpones y sin cañas sofisticadas. Lo haremos con unas varas de madera, como lo hacen los locales, lanzaremos el anzuelo y a ver si pica algún pez que se regocijaría si pudiera tenernos como cena.

El tour incluyó otra serie de atractivos todos muy exóticos y emocionantes, pero lo mejor para mi gusto fue ese cuarto día… los dientes afilados de la piraña y su apariencia de criminal, de pequeña bestia salvaje que espera solo un mínimo chance para arrebatarte un pedazo de carne.

Vaya, emocionante, muy emocionante sin duda.

Foto Vía: www.flickr.com

Imprimir

Tags:


1 comentario

Comments RSS

  1. ufcgwvyfd dice:

    q poca informacion

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top