Reserva Biológica de Arvoredo, tesoro del Brasil

Reserva Biológica de Arvoredo

El Brasil es un país tan rico como bello, sus costas y su gente despiden una alegría e hipnótica atracción como pocos lugares en el mundo. Está plagado de sitios que merecen la pena conocer y disfrutar, uno de ellos es la Reserva Biológica del Arvoredo.

La Reserva Biológica del Arvoredo, o Marinha do Arvoredo, se emplaza en el litoral de Santa Catarina, Florianópolis y está compuesta por un grupo de islas costeras: Galés, Arvoredo, Desierta, y el islote Calhau de São Pedro. En ella se busca la preservación del ecosistema y el abrigo de toda especie amenazada, dentro de la misma está prohibida toda actividad humana, sólo se permiten las investigaciones científicas y visitas de educación ambiental. Así, se encuentra protegida por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y las escuelas de buceo aledañas con el fin de evitar la pesca y caza en la zona, tanto deportiva como industrial o depredatoria y el desembarco no autorizado en todas sus islas.

Fue creada en el año 1990 y tiene una dimensión de 17.800 hectáreas, durante 20 años el sitio fue destino indiscutible de buzos experimentados, pero en el 2000 se les restringió la zona y sólo pueden desempeñar su actividad en el sur de la Isla del Arvoredo.

El ingreso a este paraíso natural está reglamentado y en cuanto al buceo se implementan normas que reducen al mínimo cualquier impacto generado por el hombre. No se puede descender en las islas, sólo explorar sus proximidades y siempre con chalecos compensadores que permiten navegar en las profundidades sin tocar el fondo ni llevarse nada como recuerdo.

El clima en la reserva es formidable, tiene una mezcla del calor tropical con las temperaturas del sub-tropical porque recibe las corrientes oceánicas cálidas de Brasil y frías de Malvinas, esto hace que en el sitio cohabiten especies de ambos climas lo que da como resultado una rica biodiversidad animal y vegetal.

Reserva Biológica de Arvoredo

En la reserva se han encontrado dibujos rupestres, Itacoatiaras y Sambaquis, de figuras geométricas, humanas y animales como tumbas que tienen una antigüedad de entre 2000 a 4000 años, lo que aumenta mucho más su valor y la necesidad de mantenerla intacta.

Cada una de las islas que conforman el archipiélago desbordan de belleza, están rodeadas por costas rocosas de origen granítico y en su superficie abundan los árboles y arbustos formando una especie de bosque tropical. La mayor isla de la reserva es la de Arvoredo, tiene 270 hectáreas y toda su superficie es abundante en vegetación, está cubierta por la Mata Atlántica y en ella habitan varias clases de animales;  bajo las aguas posee cuevas donde se alojan especies marinas ictícolas. No tiene playas y sus costas son rocosas.

En tamaño le sigue Galé que está al norte de la reserva, no posee playas y la vegetación densa cubre toda su superficie. En ella habitan millares de aves fragata y toda la isla está costeada por grandes cantidades de corales.

La menor es la isla Deserta, es muy pequeñita pero sumamente poblada por especies animales, sobre todo aves. Tiene forma de plato que culmina en acantilado y es el único lugar donde la pequeña gaviota “trinta-réis-de-bico-amarelo” se reproduce.

Reserva Biológica de Arvoredo

En cuanto a las características del agua se puede decir que es increíble, tiene una temperatura que va desde los  18 a 28º, es totalmente cristalina y, dependiendo del clima, permite ver hasta los 14 metros de profundidad. En ellas habita una diversidad abundante de especies marinas como morenas, pez sable, lisas, tortugas, rayas, delfines, pulpos, meros, calamares, etc.

Esta zona es muy rica en alimento para la fauna acuática por lo que durante la época estival acuden cardúmenes de sardinas y calamares. Entre las grietas de las rocas de las costas vive el Pecten, un molusco bivalvo amenazado por ser considerado un espécimen de gran valor en el mercado gastronómico.

Por otro lado otras de las atracciones de los buzos además de su impresionante y natural panorama acuático, son los naufragios de los navíos Lili y Orione y el nadar durante las noches  entre plancton bioluminiscente o cardúmenes de calamares que son atraídos por las luces de las linternas.

Imprimir


5 comentarios

Comments RSS

  1. Mauricio Hernández dice:

    Hay la posibilidad de una pasantia para un medico veterinario interesado en la fauna silvestre?

  2. María José Rubín dice:

    Buenas, Mauricio:
    La Reserva Biológica de Arvoredo es administrada por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente. Te recomiendo que consultes con este organismo acerca de las posibilidades de trabajar en la reserva. Puedes visitar su página web en: http://www.ibama.gov.br/
    Saludos!

  3. Liliana dice:

    HolA! QUERIA SABER SI LA RESERVA ESTÁ ABIERTA PARA EL TURISMO, YA QUE ESTARÉ EN ESA ZONA EN ENERO 2012.SI ES POSIBLE LA TARIFA. EN ESPERA DE SU RESPUESTA LE SALUDA LILIANA.

  4. nino dice:

    Hola liliana
    yo estube en Diciembre. Creo que no te dejan bajar a la isla, precisamente por que es reserva ecologica. pero no te lo afirmo, estoy seguro.
    Yo hago buceo y te cobran entre 160 a 180 reales con todo el equipo incluido. Si no sos buceador no importa, bajas con un instructor.
    Y si solo queres nadar o hacer esnórquel el precio es mucho menos. Las salidas son desde el muelle de Bbombinhas.

  5. Daniel Conrado dice:

    Buceando en zonas cercanas a la costa de la Isla encontramos un tipo de anguila o morena que no sabemos su nombre y las actitudes de ese animal ante el ser humano. En el momento que la encontramos suponemos que habia encontrado una presa y la tenia sujeta con su boca pues giraba sobre su cuerpo , su cuerpo era amarillo en donde tenia lunares marrones oscuros y negros. Intentaré subir las imagenes que obtuvimos. agradecería si alguien conocer sus caracteristicas las pueda comentar. Muchas gracias

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top