Extraño reclamo turístico en Zakynthos, isla griega

playa navagio 1

El Mar Mediterráneo es el mar interior mas grande del mundo y para muchos historiadores un mar vital y absolutamente protagonista en la historia de nuestra civilización. Uno de sus brazos es el Mar Jónico. Del lado oeste tiene a Italia, del lado noroeste a Grecia y al este a Albania. Lo une al hermoso Mar Adriático el Canal de Otranto y el estrecho de Messina lo une a su vez al mar Tirreno.

Si el Mar Jónico pudiera hablar nos contaría tantas cosas de la antigüedad… Bien, que en él descansan algunas de las islas más hermosas del Mediterráneo y sobre sus costas se alzan ciudades como Taormina, Galípoli, Siracusa, Parga o Catania. Tiene golfos, bahías y penínsulas y lo cierto es que brinda una serie de paisajes maravillosos.

¿Por qué se llama Mar Jónico? Es por la región histórica de Jonia y si estás pensando en unas vacaciones en las islas griegas, has de saber que las islas jónicas están entre las más hermosas de todas. Cielos azules, aguas celestes y piedras blancas, así podemos resumir una típica postal de islas como Paxos, Itaca, Kithira, Zakinthos, Corfu, Kefalonia o Lefkada.

playa navagio 2

Por ejemplo, en Zakynthos las playas son excepcionales y una de ellas tiene una particularidad: un objeto extraño. Se trata de un barco que naufragó y se encuentra desde entonces encallado allí. La playa es la playa Navagio y es una de las mas famosas de Grecia. Hasta aquí sólo puedes llegar en bote ya que la playa, una joya, está rodeada de altísimos acantilados y conducir o caminar hasta ella es imposible.

De todas formas puedes acercarte a la plataforma de observación que se ha construido sobre ella y lo cierto es que las vistas son impresionantes pues ves la medialuna blanca con la figura del barco, ya oxidado, encallado en ella. Los botes que te alcanzar hasta la playa parten desde varios lados de la isla.

El barco naufragó en 1983 cuando intentaba llegar a la costa griega con contrabando de alcohol y cigarrillos. Debido al mal clima y perseguido por la Guardia Costera griega terminó en la playa y ahora domina la pequeña bahía como una piedra en el medio del mar turquesa. Claro, puedes trepar a él y, como es tan caro remolcarlo y sacarlo de allí, se quedará muchos años más.

Foto 1: vía RobW

Foto 2: vía J.Moss

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top