La Gruta Azul, en Capri

gruta-azul-1

Una de las atracciones mas populares en Capri, Italia, es visitar la Gruta Azul, una cueva marina espectacular que atrae a cientos de turistas, por no decir miles, todos los años, y muy especialmente en la temporada de verano.

En esta cueva la luz del sol se cuela a través del agua, brillando como si emergiera desde las profundidades y creando así un hermoso reflejo azul que ilumina toda la caverna. De allí el nombre, por supuesto. Esta cueva marina es una de las tantas, en todo el mundo, que parece colorearse con un brillante tono de azul que en ocasiones vira al verde esmeralda. Estos colores, su calidad y naturaleza, están determinados por las condiciones de iluminación de cada cueva.

Entonces, en el caso de la famosa Gruta Azul la luz sol llega aquí de dos maneras. Por un lado hay un pequeño agujero en la pared, a la altura del nivel del agua, de un metro y medio de diámetro por el que se cuelan los botes que vienen a conocerla. Si lo ves desde adentro parece un ombligo brillante. Por otro lado hay un segundo agujero más grande que está directamente detrás de la entrada. De aquí proviene el grueso de luz de la gruta aunque uno no puede darse fácilmente cuenta.

De ahí que la Gruta Azul sea un sitio casi mágico. Ya la conocían los romanos y por eso es que se han encontrado estatuas antiguas dentro, en los restos de un túnel subacuático. Es un sitio hermoso al que los locales solían llamar Gradola, pero pensaban que vivían aquí brujas y monstruos.

Hoy puedes visitarla contratando un paseo en bote a motor desde el puerto de Marina Grande o cogiendo el autobús en Anacapri. Saltas del bote a motor a un bote a remo y con él los guías te meten dentro de la gruta Azul, acostado, para poder deslizarte por la abertura. Si hay mal tiempo, olvídalo, y también si está nublado.

Foto 1 vía: Loristrongin

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top