Los viajes de exploración del Beagle

hms_beagle

El siglo XIX fue el siglo de los exploradores. Increíble, pero la navegación había avanzado los suficiente como para lanzarse a la aventura. Además, los países mas importantes de Europa necesitan descubrir nuevos territorios, nuevas fuentes de materias primas y nuevos mercados así que con dinero no faltaron voluntarios, curiosos y hombres de ciencia que estuvieran dispuestos a conocer lo infinito del mundo.

Una de las exploraciones mas famosas e importantes fue la del bergantín HSM Beagle de la Marina Real Británica que hizo varios viajes y en el segundo llevó a bordo al naturalista Charles Darwin, quien al regresó escribió la Teoría de la Evolución de las Especies, una teoría revolucionaria para a época.

El Beagle tenía casi 28 metros de eslora, diez cañones y una tripulación de 120 personas. Fue el primer barco en navegar bajo el nuevo Puente de Londres e hizo en total tres expediciones. La segunda, bajo el mando de Robert Fitz Roy, fue la que llevó a Darwin a los confines de la tierra.

charles_darwin

El objetivo del barco fue siempre investigar las costa de América del Sur y Oceanía no estuvo sólo en su aventura pues además estaba el HMS Adventure, un velero enorme con menos tripulación. Las naves surcaron el océano Atlántico, llegaron a América, descendieron por la costa del Cono Sur y realizaron trabajos hidrográficos descubriendo un día el Canal del Beagle. De regreso a Inglaterra todo parecía haber concluido pero las autoridades decidieron seguir adelante con el proyecto de investigación de las tierras y en ese segundo viaje se sumó el naturalista Darwin.

Pero Darwin gozaba de mucha libertad y podía bajar del buque cuando quería para regresar en las fechas y puertos que sabía que el buque tocaría. Así, se paseó por el interior de la Patagonia y por las costas de Chile durante cinco años. En total pasó tres años y tres meses en tierra y apenas 18 meses en el mar. Estuvo mucho tiempo en América del Sur pero también siguió viaje rumbo a Australia y Nueva Zelanda, las Islas Cocos y Ciudad del Cabo, una de las últimas paradas en el viaje de regreso.

Todo lo que vio y vivió en este viaje de exploración le abrió literalmente la cabeza y le hizo pensar en un orden natural de las cosas, en un origen natural y no milagroso de las especies. Y así, a su regreso, convertido en una celebridad científica escribió el Diario del Viaje del Beagle, un éxito.

Fotos: vía Wikipedia

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top