La Línea de Agua Holandesa

Linea de agua, Holanda

Si hay un país que siempre ha tenido una relación muy estrecha, a veces de amor, a veces de odio, con el mar, ese país es Holanda. Y si alguno le ha hecho frente y lo ha conquistado con ingenio y valentía ese también es Holanda.

La Hollandsche Waterlinie, la Línea de Agua Holandesa, fue una línea de defensas acuáticas que se construyó en el siglo XVII y que combinaba construcciones artificiales con cuerpos de agua naturales. Fue concebida por Maurice de Nassau, príncipe de Orange, a comienzos de aquel siglo y concretada por su medio hermano Frederick Henry.

La idea de esta línea defensa era, siempre que se requiriera, convertir a Holanda casi en una isla.  Parece que a poco de empezar la guerra con España los holandeses se dieron cuenta de que las tierras inundadas eran una muy buena defensa contra los ejércitos enemigos y que podían sacarle provecho y así fue como el entonces príncipe ideó una red de fortalezas protegiendo zonas inundadas desde la actual IJsselmeer hasta el río Waal.

Fue en 1629 que el prínicipe Frederick Henry comenzó las obras y así empezaron a aparecer diques y fuertes. Aparecieron también pueblos fortificados en sitios de importancia estratégica, armados, y también el nivel del agua en las tierras inundadas se controló con cuidado haciendo que siempre fuera lo suficientemente profundo como convertir el avance de cualquier ejército en una tortura.

También bajo las aguas se ocultaron trampas y minas y los árboles que formaban la ruta por toda la línea podían, en caso de guerra, convertirse en otras trampas. En verano agua, en invierno hielo, estaba bien pensado y se puso a prueba durante la guerra Franco-Holandesa en 1672 deteniendo las fuerzas de Luis XIV esa vez y otra de nuevo a fines del siglo XVIII.

En el siglo XIX la Línea de Agua de Holanda se modernizó y contó incluso con algunas torres de artillería pero nunca vio la acción. Para la Segunda Guerra Mundial era ya obsoleta. Hoy es un museo ya que muchos de sus fuertes se conservan en muy buen estado. Puedes pasear en bicicleta o a pie por la línea y en algunos de ellos te puedes quedara pasar la noche.

Foto: vía Inhabitat

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top