La historia de los salvavidas

Salvavidas

Cualquiera que se sube a un barco, bote, canoa, kayak o lo que sea que flote enseguida busca un salvavidas. Hoy en día las medidas de seguridad obligan a llevar uno siempre y ante la universalización de esta prenda yo me pregunto, ¿cuál es su historia?

Buscando información para contaros sobre él me tope con una historia de vida de muchos siglos y lo cierto es que me sorprendí pues es la mar de interesante. Parece que ya en tiempos de los asirios, en la Mesopotamia, los ejércitos de un rey llamado Assur-ansir-Pal empleaban unas prendas inflables confeccionadas con pieles de animal para cruzar fosos.

Supongo yo que la idea de lograr mantener a flote a los hombres debía rondar la cabeza de muchos, militares y civiles, y de hecho Herodoto mismo se refirió a la hipotermia. Pero estamos hablando de una época, antes de Cristo, en la que los barcos eran construidos con madera así que ante un naufragio o una batalla los marineros tenían de qué aferrarse para no ahogarse. Parece que fueron los Inuit, allá por el frío hemisferio norte, quienes primero fabricaron un cinturón especial con piel de foca para mantenerse a flote en caso de caer al agua.

Se dice también que en el siglo XVIII y XIX la Armada Real Inglesa no promocionaba el uso de ninguna chaqueta salvavidas porque la práctica común era capturar marineros y reclutarlos a la fuerza. Con algo que les permitiera flotar podían escaparse así que no promocionaban nada de eso. Pero el progreso es inevitable así que el primer salvavidas se fabricó en 1851 y se lo debemos a un explorador inglés del ártico llamado Capitán John Ross. Lo hizo de corcho y a partir de entonces fue el corcho el elemento principal de los salvavidas.

Poco después en Estados Unidos cada barco a vapor estaba obligado a llevar salvavidas para cada pasajero. A partir de entonces aparecieron varios inventos pero ninguno prosperó, aunque asentaron la idea de que era necesario darle forma a una prenda que ayudara a la gente a sobrevivir en el agua. Las dos guerras mundiales aceleraron las investigaciones y para los años ’60 los chalecos salvavidas ya tenían un estándar de diseño, no eran de corcho sino de materiales flotantes sintéticos y más o menos son los mismos que se utilizan ahora.

Foto: vía Escape

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top