Playa de Jökulsárlón, una belleza helada

Playa de Jokulsarlon

La Tierra todavía nos guarda paisajes que son verdaderos tesoros. Se trata de hermosas postales que por suerte hoy podemos almacenar en la memoria de una cámara para volver a ellas cuando lo deseemos. Hemos hablado antes sobre playas raras, playas peculiares, destinos extraños que están por todo el mundo: una playa de arena roja en Hawaii, playas de arenas rosadas en Bermudas y playas incluso de arenas verdes.

Pero también hay una playa donde puedes sentirte en un planeta gélido. No es para los amantes del sol ni tiene arenas blancas y suaves como la harina de fina molienda, nada de Caribe por aquí, pero sin dudas es una playa excepcional. Está en Islandia, al sudeste del país, en una enorme laguna glacial llamada Jökulsárlón.

Esta laguna varía de tamaño según el deshielo de los glaciares de Islandia y hoy mismo se encuentra a una distancia aproximada de casi 2 kilómetros de la costa del mar. Tiene profundidades superiores a los 240 metros y por su belleza y su tamaño se la considera uno de los tesoros naturales de Islandia.

La gente llega aquí para contemplar el glaciar Breioamerkurjökull y arriba en jeeps o vehículos de nieve especiales para tomar fotos al glaciar mismo y a los icebergs que se pasean con lentitud por la laguna y que pueden ser bien blancos, como la leche, o azules brillante en un juego curioso entre los cristales y la luz del sol. Y lo hacen desde la costa, esta playa que vemos tachonada de trozos de hielo.

La postal es realmente hermosa: una playa de arenas oscuras, casi negras, cubierta con más o menos trozos de hielo, cristales por doquier, como si un gigante hubiera roto un collar de cristales o como si una enorme coctelera hubiera desparramado hielo picado aquí y allá.

Foto: vía Insure and Go

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top