El simpático calamar cerdito

Pez Cerdo

Las aguas de los mares esconden criaturas marinas realmente muy extrañas. Algunas viven más cerca de la superficie y otras viven bien abajo. Algunas dan verdadero pavor y uno agradece que vivan tantos pero tantos metros debajo de la superficie. ¿Recuerdas la película Buscando a Nemo? ¿Recuerdas cuando el pequeño se topa con ese horrible rape que aunque de dimensiones reducidas se gana el premio al Más Feo del Mar?

Bueno, por suerte hay otros seres que no son así de espantosos y nos pueden arrancar una sonrisa o despertar cierta ternura. Por ejemplo, el calamar-cerdito.  Su nombre oficial es Helicocranchia Pfefferi y un  ejemplar aduto mide más o menos 100 mm de largo. Su cuerpo es un embudo largo y gordo con pequeñas aletas parecidas a paletas y pequeños tentáculos situados sobre sus ojos.

El embudo no tiene válvulas pero sí una paleta dorsal con tres papilas que son los órganos. Las aletas pequeñas están a su vez sujetas a una parte del cuerpo interna que es rígida y el animalito posee un único órgano ocular que emite luz, puntos de luz en realidad, nada más. Es decir, no emite luz desde sus extremidades.

Este simpático calamar cerdito no vive demasiado profundo, se mueve  a una profundidad de entre 100 y 200 metros y solo cuando es adulto y maduro desciende más, hasta 1000 metros. ¿Pero por qué se lo llama cerdito? Porque se infla, rellena con agua su cuerpo transparente y entonces parece un globo, un cerdito con ocho brazos-paletas y dos tentáculos. ¿Acaso no parece entonces la cara de un cerdito? Y si lo miras bien… ¿no parece que siempre tiene una sonrisa en su rostro?

¡Vaya criatura! Lamentablemente no es lo más común poder pescarlo así que no existen en acuarios salvo un ejemplar que está en el Acuario Marino Cabrillo, de California, Estados Unidos.

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top