El naufragio y rescate del Costa Concordia

Costa Concordia

El crucero Costa Concordia se hizo tristemente famoso por haber sufrido un accidente en 2012, frente a las mediterráneas costas de la Isla del Giglio, en la costa de La Toscana (Italia). El crucero, que  llevaba en activo desde el año 2006 y que fue el mayor de su clase durante el año de su construcción, comenzó su historia con un curioso episodio, la botella de champán con la que se celebra la botadura no se rompió, lo cual se considera de mala suerte. La suerte intervino para evitar más víctimas, cuando el barco fue arrastrado por el viento hasta una zona menos profunda de la costa, impidiendo que se hundiese totalmente.

Independientemente de ello, la tragedia que lo llevó a naufragar se debió a una desafortunada serie de acontecimientos, que aun hoy son motivo de una investigación oficial. Existen numerosos factores, entre ellos la irresponsable actitud del capitán Schettino (actualmente bajo arresto domiciliario), que entorpecieron las operaciones de desembarco de emergencia.

Durante la noche del viernes 13 de Enero del 2012, el Costa Concordia pasa demasiado cerca del litoral de Isla del Giglio y queda encallado. Las maniobras de evacuación logran sacar con vida a 4.198 personas, pero 30 personas fallecen en el intento y 2 aun continúan desaparecidas. Actualmente sigue semihundido y frente a la costa de la isla, y para evitar más consecuencias se extrajo el combustible entre Febrero y Marzo de este año 2013, trabajo asignado a una empresa holandesa.

El proceso de rescate del crucero ha duplicado su coste desde su inicio el año pasado, rondando ya los 500 millones de euros, y se llevará a cabo por la empresa americana Titan Salvage, especializada en este tipo de intervenciones. La operación para reflotar el crucero se llevará a cabo desde una base externa, situada fuera de la isla, y se realizará en por etapas.

Primero se debe estabilizar el casco, para lo que se debe construir una plataforma submarina de apoyo, después se tirará del barco mediante dos grúas fijadas a esta plataforma. Una vez enderezado el Costa Concordia se construirá una nueva plataforma de apoyo, y se elevará llenando de aire unos depósitos unidos a la base. Cuando vuelva a flotar será remolcado hasta un puerto aun no determinado en la costa de Italia.

Foto vía: abcdesevilla

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top