Los diferentes tipos de ríos

Rio Charley

Los ríos pueden ser clasificados en función de su actividad (con diferencia de caudal dependiendo del momento) y también en base a la composición de las aguas y su morfología.

Rios perennes: son aquellos ríos que se forman en regiones de abundantes precipitaciones, y no suelen presentar cambios de caudal importantes a lo largo del año debido al constante aporte de agua. Los ríos perennes también pueden nacer de corrientes subterráneas, sin necesidad de encontrarse en regiones de grandes precipitaciones. Como es natural, los ríos siempre están expuestos a condiciones externas que pueden variar su caudal en mayor o menor medida dependiendo de las estaciones e incluso de los días, perdiendo agua mediante procesos de evaporación o ganándola con lluvias adicionales.

Ríos estacionales: son ríos propios de regiones donde las estaciones se encuentran muy diferenciadas entre sí, con temporadas húmedas y también de sequía, y se caracterizan por presentar grandes altibajos en su caudal. Generalmente los ríos estacionales se encuentran en zonas de alta montaña, aunque en zonas bajas también se pueden dar, pero con mucha menor frecuencia.

Ríos transitorios: este tipo de ríos se dan en zonas de clima muy seco o incluso desértico y su caudal tiene la característica de ser inconstante, pudiendo correr libremente durante un tiempo y luego desaparecer durante meses o incluso años, volviendo a aparecer cuando las lluvias lo permiten. Los ríos transitorios tienen un peligro adicional y es que en caso de darse lluvias torrenciales pueden correr con gran violencia, eso si, durante un corto periodo de tiempo.

Ríos Alóctonos: estos ríos son aquellos que atraviesan zonas secas o desérticas pero que tienen su nacimiento en zonas húmedas y lluviosas, ríos como el Nilo o el Okavango son buenos ejemplos de ello.

La clasificación de los ríos también se puede dar en función de su geomorfología, teniendo en cuenta factores como la cantidad de curvas o meandros (sucesión de dos curvas en arco sucesivas) que hace en su recorrido o la cantidad de bifurcaciones y divisiones que presenta.

Ríos rectilíneos: son aquellos que presentan un canal principal y a una multiplicidad baja (pocas bifurcaciones), pero tienen la cualidad de ser muy inestables y terminan por formar otros tipos de río. Debido a su configuración las aguas de los ríos rectilíneos poseen gran fuerza y son altamente erosivos allá por donde pasan.

Ríos anatomosados: este tipo de ríos presenta diferentes canales, y a pesar de tener menos capacidad erosiva que los rectilíneos son mucho más capaces de transportar materiales y sedimentos. Al poseer menos energía cuando estos ríos encuentran un obstáculo en su curso tienden a rodearlo en lugar de a erosionarlo, siempre que puedan adaptar su forma al relieve del terreno. Estos ríos también presentan en ocasiones islas sedimentarias en las que termina por crecer vegetación.

Ríos meandriformes: estos ríos generalmente presentan un único canal principal pero con la característica de tener una gran cantidad de meandros en su recorrido, siendo muy sinuosos en su forma. Los ríos meandriformes tienen a la vez capacidad erosiva y sedimentaria, debido a la velocidad variable de sus aguas y distinta en ambas orillas de cada meandro.

Foto vía: water.usgs

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top