Glass Beach, una playa de vidrio y cristal

Glass Beach

No resulta extraño cuando paseamos por una playa encontrarnos con pequeños fragmentos coloreados de cristal o vidrio, procedentes de botellas y botes que van a parar al mar, donde se rompen en pedazos y son erosionadas por las corrientes y la fricción con las rocas. Estos cristales se pueden encontrar por la inmensa mayoría de playas del mundo pero existen casos realmente espectaculares (a la par que tristes), en los que lo extraño es encontrar un grano de arena. En ocasiones la inconsciencia humana puede producir desastres con las más inesperadas consecuencias.

La Playa de Cristal o Glass Beach es la consecuencia de casi dos décadas de falta de conciencia ecológica, teniendo su origen entre los años 1949 y 1967, en los que se utilizó el mar como vertedero de la región de Fort Bragg (California). Tanto es así que esta zona era conocida anteriormente como “The Dumps” (los vertederos). Fue un informe de las autoridades sobre la calidad del agua el que dio fin a esta incontrolada práctica y desde entonces hasta el año 2002 se prolongaron los trabajos de limpieza de la costa.

Tal y como dice el saber popular “el mar recupera su terreno”, y las mareas han ido ganando tierra adentro y devolviendo a la costa gran parte de la basura. A pesar de haber estado más tiempo limpiando la playa que contaminándola, las mareas siguen trayendo de vuelta miles de toneladas de cristal y vidrio, ya redondeados por el efecto de la erosión y que han dado lugar a esta curiosa playa. Pese a su extraña belleza, no podemos olvidar que se ha hecho un daño irreparable al medio ambiente, pese a lo cual esta playa está protegida como Parque Estatal y aunque pueda parecer una broma, está prohibido tirar vidrios al agua.

Foto vía: bubblews

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top