Nautilus pompilius, el cefalópodo acorazado

Nautilus pompilius

El Nautilus pompilius (de la familia de los Nautilidae) es un molusco y también la especie más conocida de su familia, resultando muy curioso porque la mayoría de cefalópodos no poseen una concha exterior tan desarrollada, como bien vemos en los calamares, sepias y pulpos, así que la pregunta que surge es… ¿cómo puede flotar este animal?

El secreto radica en la forma de su concha, que está dividida por varios tabiques transversales estancos y vacíos, siendo la última de estas cavidades la que el Nautilus utiliza para vivir. Gracias a un curioso cordón o conducto que sale de su cuerpo atravesando todas las cámaras de vacío, e inyectando en ellas un gas que le permite mantenerse a flote. Sin este gas, las cámaras de vacío no le permitirían flotar correctamente. A medida que el Nautilus crece, la cavidad habitable va quedando pequeña, así que forma otra y cambia de sitio su cuerpo carnoso.

Otras características del Nautilus son sus casi 90 tentáculos retráctiles que rodean su cabeza, los cuales pueden contraerse y ocultarse dentro de pequeñas vainas protectoras. Por otra parte, sobre su cabeza posee una protuberancia que le sirve para protegerse cuando el animal necesita refugiarse en el interior de su concha. Su caparazón está formado de carbonato de calcio, con diferentes bandas de color que oscilan entre el marrón, el blanco (en ocasiones perlado), el morado y el anaranjado.

El Nautilus es muy veloz a la hora de moverse, aunque no puede compararse con la velocidad que alcanzan sus parientes los calamares, y se desplaza mediante un chorro de agua expulsada acompañada de un movimiento de retracción y contracción muscular. Habitan principalmente en las aguas oceánicas del Índico y del Pacífico, siendo su hábitat preferido los arrecifes de coral.

Foto vía: aquariumofpacific

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top