Buceo, recomendaciones básicas

Buceo

Si la simple observación del mar es ya una experiencia embriagante, el poder sumergirte en él y conocer lo que se esconde bajo su superficie es sin duda un viaje maravilloso. Bajo el mar podemos encontrar un mundo muy distinto al que es escenario sobre de nuestro día a día y también fascinantes criaturas con formas de lo más curiosas y extrañas. Este hábitat, en el que los humanos necesitamos ir equipados convenientemente para poder sobrevivir, aunque el tiempo siempre es limitado, es un vergel misterioso en el que merece la pena adentrarse.

Comencemos con el tema de hoy… ¿qué necesitamos para bucear?.

Como todos sabemos, los seres humanos necesitamos respirar aire y, como lamentablemente no tenemos branquias, hemos de buscarnos un método alternativo. Así pues, lo que necesitamos para estar más de un par de minutos bajo el agua es, ante todo, un equipo (cuya protagonista principal es la botella de aire comprimido) que nos permita respirar bajo la superficie.

Después, hay que tener en cuenta que el agua es un fluido más denso que el aire, así que, una vez metidos en ella, hemos de recordar una serie de recomendaciones.

En primer lugar, que según descendamos la presión que soportará nuestro cuerpo será mayor (la presión es la magnitud física que cuantifica el peso de un fluido sobre un punto determinado) y ésto afectará a nuestra capacidad para respirar. Por ello, las botellas de aire comprimido traen consigo un regulador que controla que el aire sea suministrado a la misma presión que existe en el nivel de profundidad en el que nos encontremos.

Por otra parte se encuentra el vencer la tendencia natural de los cuerpos a flotar. Para vencer esta flotabilidad natural, el buceador ha de colocarse lo que se denomina “lastre”, (pesas de plomo que se incorporan en un cinturón especial y cuyo peso de ser adecuado a las características de la botella de aire comprimido y al grosor del traje de neopreno utilizado en el caso concreto).

Por cierto, el equipo básico necesario para bucear debe contar, además de con la botella de aire, el traje de neopreno y el cinturón de lastre,  con unas gafas de buceo de buena calidad, unos escarpines o zapatos de buceo que protejan los pies del frío y de rozaduras, de unas aletas que ayuden a propulsar el cuerpo una vez que se esté debajo del agua.

Otro detalle importante a tener en cuenta es que según se desciende es menor la cantidad de luz de la que se puede disfrutar, así que es conveniente llevar consigo una “linterna” preparada para el medio marino. Ahora bien, si en el agua existen restos de sedimentos (cuando está turbia) la luz solar que penetre en ella chocará con esas partículas y saltará en distintas direcciones (fenómeno conocido como “difusión“). En este caso es mejor no encender la linterna o foco ya que se producirá lo que se conoce como “efecto niebla“.

Poco a poco iremos conociendo mejor todo lo necesario para bucear y conocer así un poco mejor el maravilloso universo marino.

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top