Cabullería, el arte de anudar

cabulleria

La palabra “cabullería” nos remite a tiempos pasados de barcos aventureros; sin embargo los cabos y cuerdas son utilizados cotidianamente por pescadores y marinos expertos en hacer y deshacer, todo tipo de nudos. En lo cual hay, por lo que parece, arte, ciencia y técnica, pues se deben hacer correctamente, para el uso que se les piensa dar, nudos, lazos, piñas, amarres y empalmes.

La característica central del nudo es que cuanto más se tira de los cabos, más se ajusta el cierre que se ha formado enlazando la cuerda. Otros métodos de atar son las eslingas, cordines e hilos.  Por eso, un nudo hecho y derecho debe servir para el propósito para el cual se lo aplica, resistente y fácil de atar y desatar, tanto dos cuerdas entre sí o con otros elementos (nudo), como para unir distintos elementos por medio de cuerdas (amarre).

Dicen los fans de la cabullería, que tanto sirve para estos usos como para aprender a resolver problemas, estimular la creatividad, entretenimiento, y técnica deportiva.  Saber hacer nudos es muy importante para las personas que desarrollan actividades en contacto con la naturaleza, y todo buen explorador, caminante, pescador o marinero debe llevar entre sus enseres una buena cuerda, junto con el conocimiento para utilizarla correctamente.  Actualmente las cuerdas pueden ser de nylon, cáñamo o yute, algodón, seda y mezclas. Además de acuerdo a la utilización, las cuerdas pueden ser dinámicas o estáticas.

Para empezar debemos reconocer las partes de la soga: los extremos que se denominan chicotes, la parte central que se llama seno y el grosor, conocido como mena. Además es importante que tengan “alma”; en el caso de las sogas, una pequeña cuerda que corre por su interior para darle mayor seguridad. También debemos saber cómo guardar las sogas mientras no las utilizamos: prolijamente enrolladas y sin retorcerlas para poder utilizarlas rápidamente. Si están húmedas tenemos que secarlas antes de guardarlas, pero no al sol ni al fuego, sino que sus mejores amigos son la sombra y el aire libre.

Les invitamos ahora a conocer al simple Nudo de Pescador, llamado a comienzos del siglo XIX “Nudo de Agua”, recibió distintos nombres a lo largo del tiempo: nudo inglés, unión inglesa, nudo de los enamorados y nudo del barquero. Es un empalme seguro y resistente, difícil de deshacer si ha hecho mucha fuerza y útil cuando se quiere unir dos cabos por mucho tiempo.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:



1 comentario

  1. eder dice:

    hagan mas grande la imagen de los nudos de la cabulleria

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top