El holandés errante, leyenda marina

Holandes errante

Si a lo lejos divisas un barco fantasmal, envuelto a veces en una luz blanquecina, cuidado! Puede ser el “Holandés”, un velero condenado a navegar sin rumbo por los mares, sin poder retornar jamás a puerto. Esta leyenda que fue cantada y contada desde la música, la pintura, la literatura y el cine, y más modernamente los comics y videojuegos, perturba desde hace por lo menos cinco siglos las mentes de los amantes de los misterios marinos.

La historia alude a un barco o a su capitán, condenado a vagar por los océanos sin poder arribar jamás a puerto, por alguna razón que se hunde en la oscuridad: tal vez un horrible crimen a bordo o una epidemia, o su versión más conocida, la del capitán Vanderdecken, que al mando de su barco es amenazado por una terrible tormenta al doblar el cabo de Buena Esperanza; ante el reclamos desesperados de la tripulación y pasajeros de dirigirse aun puerto seguro, desafía al temporal intentando vencerlo. Alguien de la tripulación lo enfrenta y es arrojado al mar por el capitán; este personaje surge de las aguas embravecidas y luego de pronunciar la terrible sentencia, desaparece y junto con él, la nave, el capitán y todos los demás.

Mucha gente afirma haber visto al Holandés Errante, y existen constancias escritas desde el 1700. Uno de los relatos más notables es el de los príncipes de Inglaterra que aparece en sus diarios de viaje del año 1881: “A las 4 de la madrugada el “Holandés errante” cruzó nuestro rumbo”. “La noche era clara y el mar estaba en calma”…

La pintura que ilustra esta nota es “The Flying Dutchman”, del artista Albert Pinkham Ryder, pintor norteamericano que vivió entre el 19 de marzo de 1847 y el 28 de marzo de 1917. Vivió en Nueva York y sus pinturas muestras escenas marinas intensas y misteriosas, reflejando la insignificancia humana ante la furia de los elementos naturales.

Desde el mundo de la música, Richard Wagner estrenó en 1843 una ópera monumental llamada “El holandés errante”. Se inspiró durante un viaje en velero durante el cual una tormenta lo arrojó a las costas noruegas, recordándole la leyenda que ya era tradicional en aquélla época.

La leyenda se extendió por todo el mundo y tiene versiones locales como la “Leyenda del Calauche”, en Chile, que alude al barco holandés “Calanche”. De una u otra manera, las distintas historias aluden a desapariciones de expediciones o buques pirata en lugares misteriosos y peligrosos aún en estos tiempos, como el Estrecho de Magallanes, el cabo de Buena Esperanza o el Archipiélago de Chiloé.

Imprimir


6 comentarios

Comments RSS

  1. Tamara dice:

    No es “Calanche” es “Caleuche” vivo en Chile y una vez que fui de paseo a conocer Chiloe (isla al sur de Chile) una de las noches en que todos dormiamos en la cabaña y yo me levante debido a que tenia miedo por todas las leyendas que existen en esa isla ; podria jurar que vi al Caleuche navegando cuando me asome a la ventana… al dia de hoy nose si lo soñe o realmente lo vi. Aunque para ser sincera debo detallar que la leyenda del Caleuche es bastante distinta a la del Holandes.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top