La pesca submarina podría verse restringida

La pesca submarina es un deporte donde lo que prima es la habilidad del pescador a la hora de buscar una presa y atraparla con fusil submarino o un arpón. Sumergido sin ningún tipo de artefacto para la respiración, es decir, en apnea, éste debe ser capaz de encontrar una especie que se ajuste a los criterios establecidos -se respetan determinadas especies y a los ejemplares de pequeña envergadura-.

Si nos remontamos al albor de los tiempos, esta técnica de pesca, hoy convertida en deporte, era una de las formas de supervivencia de nuestros antepasados. Apostados en la superficie del agua y equipados con una afilada lanza, esperaban que pasara algún ejemplar para pescarlo y alimentarse de él. Asimismo, los osos pardos son unos auténticos especialistas en atrapar salmones en las corrientes de los ríos. Sin duda, este método es mucho más rápido que la tradicional espera con una caña de pescar.

Ahora bien, como deporte, supone un auténtico desafío para sus participantes que deben presentar una forma física excelente para aguantar el máximo tiempo posible bajo el agua. Sobre todo, en las diferentes modalidades existentes tales como la pesca extrema en alta mar, también denominada «araña», donde el pescador se sumerge atado a una boya o embarcación y el límite de la cuerda es el tope en su inmersión. Una vez colocado, esperará a que algún ejemplar lo considere un «cebo» y se lancé contra él. Una vez más, la habilidad será un requisito indispensable para disparar en el momento preciso.

Después de lo leído quizás te apetezca probar esta pesca deportiva. Para ello, debes poseer una licencia de pesca que, en el caso de España, es diferente según la Comunidad Autónoma. Además, como comentamos al principio, existe una reglamentación específica para es deporte. Por ejemplo, en un mismo día, no se puede cazar más de 5 kilogramos, entre otras normas.

Asimismo algunas de las especies protegidas son las siguientes:

– Pez luna, Gallo Azul, Pez Trompeta, tamboril espinoso, romero capitán o maragota, carmelita o culebrita y Abade Capitán.

– Los peces planos (rape, rodaballo, lenguados, etc.).

– Las arañas de mar, rayas o mantas y tiburones.

Por último, expertos en fauna marina han desatado la polémica al afirma que la pesca debería reducirse un 30% durante 20 años para recuperar gran parte de los ejemplares extinguidos, o que están en peligro de desaparecer. Es decir, 1/3 de los océanos del mundo deberían cerrarse. Ésta es una de las consecuencias de la pesca indiscriminada y la contaminación. Una medida más que necesaria, a pesar de que este deporte se vería seriamente afectado, pero también su futura existencia requiere estas drásticas decisiones proteccionistas.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top