Pez León, apodo del peligroso Pterois Volitans

Pez Leon o Pterois volitans

El Pterois Volitans, conocido normalmente como el Pez León, es una especie marina muy hermosa y llamativa a los ojos de buceadores pero a la vez muy peligrosa por su gran ansia de depredación.

El pez León es originario del Pacífico Oeste y de Oceanía pero ha llegado a establecerse en las costas de Estados Unidos, por ser una de las 10 especies más importadas y por la influencia del  huracán Andrew, hecho que tiene a los zoólogos muy preocupados por el gran impacto que puede producir a los arrecifes estadunidenses.

En el año 1992 las olas producidas por el huracán Andrew, rompen un acuario marítimo y seis de estos peces son arrastrados al Océano Atlántico, donde se establecen. Gracias al parecido del clima a su hábitat natural y a su gran capacidad de reproducción (las hembras pueden liberar miles de huevos cada semana durante todo el año) han fortalecido su presencia en estas costas.

Hasta la fecha solo se conocen dos variedades del Pez León, Pterois Volitans y Pterois Miles. Este peculiar pez mide 38cm y pesa 1200 gramos, presenta a lo largo de su cuerpo líneas verticales color rojas, cafés y blancas. En la zona dorsal 13 espinas venenosas, 3 espinas traseras separadas, entre 10 y 11 rayos dorsales suaves y 6 o 7 rayos anales. Las aletas pectorales tienen forma de abanico, tiene tentáculos carnosos sobre de los ojos y debajo de la boca.

El Pez León se alimenta de crustáceos, moluscos y peces pequeños, y en su hábitat natural suelen pasar por grandes periodos de ayuno que les obligan a comer en exceso cuando hay posibilidad. Su hábitat natural suele ser costas tropicales en bancos de algas, arrecifes coralinos o lagunas costeras de poca profundidad.

Su aspecto le hace pasar desapercibido a los ojos de los nadadores y buceadores, hecho que suele ser un riesgo, ya que al ser un pez territorial nada rápidamente hacia su agresor para herirlo con sus espinas. Aunque su picadura es indolora al principio, es muy dolorosa pasado un rato. Los síntomas pueden ser inflamación, enrojecimiento, sangrado, nauseas, entumecimiento, dolor de articulaciones, ansiedad…

Por lo tanto, te aconsejo que si te gusta bucear y te encuentras con este pez, no te metas en su territorio o saldrás mal parado.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top