Las maravillosas esponjas marinas

Esponjas marinas

¿No te llaman la atención las esponjas marinas? ¡Qué animales tan fantásticos! Son invertebrados, no tienen tejidos y lo que hacen es filtrar el agua mediante canales, cámaras y poros. Hay miles de especies en todo el mundo pero la gran mayoría viven en agua salada, salvo algunos cientos que lo hacen en agua dulce.

Tienen muchas características especiales pero la mas sorprendente es que casi todas sus células pueden convertirse en otros tipos de células, de acuerdo a las necesidades de la misma esponja. Las esponjas tienen forma de saco con canales, poros o cámaras laterales por los que penetra el agua y un agujero más grande que es por dónde sale.

No tienen sistema digestivo así que utilizan la digestión intracelular para alimentarse. Tampoco tiene sistema nervioso y su reproducción puede ser asexual, a partir de fragmentos, o sexual con una fecundación de espermatozoides y óvulos que puede ser en el agua misma o en la esponja.

¿Se mueven las esponjas? Casi nada por sí mismas. Crecen y crecen en un mismo sitio, pegadas a rocas tal vez, lodo o arena, aunque estudios recientes indican que algunas especies tienen independencia de movimientos aunque son tan pero tan lentas que el desplazamiento es casi imperceptible.

La relación del hombre con las esponjas es de larga data y se cree que ya lo egipcios le daban algún uso a sus cuerpos. Se sabe que los soldados romanos las utilizaban para beber agua y que su pesca formaba parte de los antiguos juegos olímpicos, por ejemplo. Han tenido tantos usos, desde fertilizantes a esponjas de baños comunes y corrientes pero su uso tan extendido las ha puesto en peligro de extinción. Por suerte la industria moderna en el siglo XX, que permitió la fabricación de esponjas sintéticas, las ha salvado.

Foto: vía Wave Life

Print Friendly, PDF & Email





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top