El ciclo del agua

Ciclo del Agua

El agua de nuestro planeta está en constante estado de circulación, pasando en el proceso por los estados líquido, gaseoso y sólido y sin que cambie la cantidad total. El agua puede congelarse formando glaciares, para luego volver a descongelarse, evaporarse desde el océano y luego precipitarse sobre la tierra, filtrarse al subsuelo y de ahí regresar al mar y multitud de procesos más que también incluyen a los seres vivos. Al conjunto de estos procesos de transición y reciclaje se le denomina Ciclo del Agua o Ciclo Hidrológico.

El ciclo empieza en el océano, cuando el agua de su superficie se evapora y se eleva debido al calor del Sol. El siguiente paso es la condensación del agua en la atmósfera al enfriarse formando pequeñas gotitas de agua, lo que da origen a las nubes. Cuando las nubes están saturadas comienza a caer el agua retenida, que dependiendo de la temperatura atmosférica puede producirse en forma de lluvia, nieve o granizo.

Cuando la lluvia llega a tierra firme se divide en dos caminos principales: los seres vivos y el terreno. Tanto animales como plantas tomarán agua para sus necesidades, mientras que el agua no aprovechada terminará en lagos (que se evaporarán o filtrarán) y en ríos superficiales y subterráneos, retornando así al océano y dando comienzo a un nuevo ciclo.

La gran ventaja que supone este ciclo es que mediante la evaporación y el filtrado el agua se desprende de toda clase de elementos contaminantes, algo que también ocurre con el proceso de transpiración de las plantas que exhalan el agua sobrante como vapor, y ya filtrada a su paso entre la raíz y las hojas.

Foto vía: galerias.educ

Print Friendly, PDF & Email



Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top